Fascitis plantar

En los dolores y afecciones podológicas, la fascitis plantar es una de las causas más comunes de visitas a podólogos profesionales. Afecta al talón, un área del pie que en buena medida soporta el peso de nuestro cuerpo y es responsable de nuestro equilibrio y estabilidad al caminar.

Las fascitis plantares se dan cuando la fascia que forma el arco del pie, es afectada por hinchazón o irritaciones. La fascitis plantar o inflamación de la fascia es una afección relativamente frecuente entre las personas que realizan deporte habitualmente.

Sobre todo corredores y atletas pueden ver comprometida su salud podológica si la fascia de su pie se hincha. A partir de los 45 años aproximadamente, deportistas o personas sedentarias pueden verse afectadas por esta patología.

En la población no deportista, son las mujeres las que más sufren esta afección. En este sentido, hay que indicar que en las mujeres se relaciona el acortamiento de los músculos posteriores de la pierna con mayores posibilidades de padecer fascitis plantar.

Entre los problemas que pueden exacerbar este estado, se halla el uso de zapatos de tacón. A este respecto, conviene indicar sobre todo a la población joven, que alterne el tacón con calzado completamente plano para que no se pierda la naturalidad muscular. Los síntomas son generalmente un dolor penetrante en el área interna del talón. Los dolores son más agudos cuando la persona se levanta y da los primeros pasos, atenuándose el dolor con el paso de las horas.

Dos conceptos que nunca hay que confundir son la fascitis plantar con el espolón calcáneo. Este último es observado a través de medios radiológicos, observándose una calcificación en el área cercana al calcáneo. Ya que los síntomas son parecidos, solo a través de pruebas específicas podrá determinarse la afección. Si no aparecen calcificaciones, estamos hablando ya claramente de fascistis plantar, un problema que habrá de tratar un podólogo especializado.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE